martes, 18 de mayo de 2010

Tiempo

Te doy un tiempo,
algo así como uno o dos segundos para pensar...
dos segundos para el quizás,
un segundo para el después,
una mílésima de segundo para un no rotundo,
Y una eternidad para que haya una posibiliad entre lo que vendrá hoy y entre lo que desees después....

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Veo que el tiempo que me dejas para el después, el quizás o para un NO rotundo, se acortan de manera significativa por el mismo orden.
Te quiero pedir una cosa: Cierra tus ojos y recuerda que nosotras no pensamos, asi que esos dos segundos me sobran;La eternidad, esa, sí la quiero, para imaginarme un mundo contigo, un mundo un poco extraño e inusúal, pero nuestro mundo al fin y al cabo.

YASMIN E. dijo...

Todo lo imaginado contigo hace parte de las realidades más sublimes y bonitas...hace parte de la magia de esa que a veces es incomprensible ante nuestras cotidianidades.